martes, 9 de agosto de 2016

Reajustar los líquidos de la manera que se pueda se quiera se tenga

CONJURO ESCRITURAL:


I

Conjuro despertar sin planicie
a las tardes con apnea
un gran gracias
pero no

Ahora que te busco
membrana que me falta
bolita que olvidó
como cernir


II

Otro desarticular sorpresas
bienvenidas de la espada
todos esos tiempos anteriores
todas esas llaves voladoras
todos los balcones sin memoria


III

Dibujar unas
minucias
lentamente
quedarse sin humedad
o bien derramar la toda
una manada de adioses
saben llegar jadeantes


IV

Artefacto
maquinaria
cuerpo
o como se diga
yo sigo con varios nombres
la nueva danza de las sonrisas



V

Miles de segundos
que me abracen que
y que me canten todos juntos
apio verde tullú

Huestes de cangrejos
volveremos a jugar
tablero chino
¿Ya, flaca?


VI

Y darle una bienvenidas
a ese yo que pronto
deja de parecerse
a mis otros yoes


VII

Penúltima ducha
penúltimo desayuno
penúltimo abrazo en el mismo techo
penúltimo hervir
y sentarse
y mirar
y mirarse
por penúltima vez


VIII

Guardarse todos esos silencios
o esas tapitas
conchos del anteayer

Taparse con géneros
de antiguas regiones
de saltar la cuerda
solo
sola
mirando un cerro
desde arriba
desde abajo
¿Dónde cerraste los ojos, Rut?
La pregunta sin hacer
baja mi bólido azul.


Vamos con un regreso con cerro con verde con viento que suena juuuuuuuuuuuuuuuuuu...

Verborrea para un volante:


pequeño avanzar consciencia monohemisférica la ruptura la sesura necesaria para disipar con violencia como apagando una vela como el momento exacto en el que te acostumbras a la penumbra con quizás quién sabe quietud que no quita la duda la febril ausencia del pequeño susurro sublingual anterior al verbo conjugado el dominio que me sabe absorber tiende a la redención sencilla del pasito con chancho esquinado tal vez un poco más vivo y más con los ojitos de gato con botas después de todo todo todo lo que termina severo como la gravedad y las todas fuerzas de la mismedad sin la ubicuidad que funesta un hambre más de terciopelo con un color que sepa contener esta mirada de aquí te las traigo Peter Parker no habría durado mucho en el puerto sin decir nada frente a una nueva mirada más uniforme tal vez el concepto solo de ciudad que pretende llegar más a todos los nortes todos los órganos cómplices entre silencios bailamos todos y todas somos todas somos una causa final sin alguna consecuencia cuya voz separe un éxtasis del otro con fuerza absoluta contigo en algún lado sintiendo capilares que me estrujan lentamente la palabra futuro mientras cae una rotunda pestaña escalón del descanso postrero ya no sabíamos nada más nada más seco y vacuo inerme yermo inicuo transtorno ya más lejano como de un oriente que ya no es tal ni cual solíamos soñar con los ojos que no caben en las caras tarifas de alguna fobia que de repetirse así me lleva al caminar continuamente contorsiona contra cada crepitar cristalino de los dientes con el pelo absurdo y efímera la higiene que nos cubre remanente final de no sabernos como ello algún nos no nos insista carita con tuto ni con frío ni con articulación cansada de no saber subir por querer desconocer todo el atrás que nos conforma que nos confronta con esta inmediatez que desde luego también somos no soy ningún estúpida innecesitud de negar flecha abyecta señal infrecuente un verbar con las uñas distintas y claras las signaturas hijas de una saturación tan justa y persistente en  medio de la colosal duda que proponemos izar cada cierto tiempo que empuja en direcciones opuestas artilugio de un sabor de una molécula secreta de una secreción más nuestra que saludar mañana bien tempranito también una tarde también es ser postre el festín oblicuo comienza sin aviso por más que se preste como fondo de algún aviso de alguna eventualidad por engarzar otro momento programado ni naranja ni mecánica tal vez virtual tal vez una áptica palabra incapaz de ser negada tras un portento una idea es un coloso puede tan pronto se un golem que no se cansa de seguir que también puede ser un trocito de tela o un pedacito de papel con una dirección también oblicua que más temprano que tarde nos termine por confundir los ríos las corrientes las prepalabras que como si fuera tan fácil intento capturar sin brillo capturar sin brillo capturar sin embargo la sustancia que no deja de emerger ya no dispone de la libertad que determine un conteo nuevo testigo inequívoco de un amoblado más acorde con lo que finges querer casi sin sentir culpa casi ni siquiera un pequeño avanzar consciencia monohemisférica la ruptura la sesura necesaria para disipar con violencia como apagando una vela como el momento